Buenas ideas para regalar a quien ha tenido un bebé

O también podría titularse Regalos que me gustó (o gustaría) haber recibido cuando nació Manuela.

Desde que soy madre varias personas me han preguntado por ideas para regalar a alguien que va a tener un bebé. Si tienes uno de estos marrones próximamente quizás te venga bien la lista que he preparado, regalos que bien sea por útiles, originales o emotivos, considero una buena opción.

He ordenado por precio, desde las opciones para pequeños compromisos, por 10 euros. ¡Os quejareis!

Música infantil diferente, Petit Pop son un grupo asturiano que hace música familiar con mucho sentido del humor y los guiños a la vida diaria. Tienen unos cuantos CDs, en torno a los 10 euros, a mi me tienen conquistada.
*Tienen versión asturiana, Pop Piquiñín, si es que son lo más.

Captura de pantalla 2018-04-04 a las 22.16.19

Y siguiendo en esta linea, por si no los conocéis, echad un vistazo a los CDs de Bestiariu (I, II y III), un CD de música en asturiano, también para toda la familia. 10 euros. Yo los tengo en el coche, son la banda sonora de nuestros viajes y empiezo a detectar cuáles son las favoritas de Manuela. ¿Cómo es de mágico el poder de la música?

Bestiariu-300x300

Tarjetas Milestone, hay un montón de modelos diferentes. Para recordar esos momentos mágicos para siempre, basta con escribir la fecha en la tarjeta y fotografiar al bebé junto a ella.Un detalle muy guay, acierto seguro para locos de la fotografía (como yo), por menos de 15 euros.

milestone

Libro personalizado, cuando el peque empiece a leer alucinará protagonizando su libro favorito, hasta entonces, los padres disfrutarán de un detallazo pensado con tanto cariño. Por 25 euros.

Captura de pantalla 2018-04-04 a las 22.09.22

Puerta del Ratoncito Perez. Manuela tiene un güelo que es un artista, y nos la hizo él para su habitación, y aunque no hay como lo hecho en casa y con amor, existen buenas opciones en el mercado. En el enlace os dejo una que, por menos de 30 euros incluye libro. En la foto la de mi padre, que para eso es un artista. (Le puso hasta la cascara de una nuez para dejarle el dientín, es arte en miniatura, ¡mide poco más que la altura del zócalo!)

Captura de pantalla 2018-04-04 a las 22.39.10

Muñeca Personalizada Miniroom con orejas de conejo, súper suaves y preciosas son ideales para dormir abradaditas. Y pueden personalizarse con el nombre. Irresistibles,  por 29,90.

muneca-little-rabbit-gris-miniroom-1.jpg
muneca-little-rabbit-gris-miniroom.jpg

Camisetas La Tribu de Mami, de algodón orgánico y comercio justo, por 48 euros, 18 euros la de bebé y 30 euros la de adulto, mamá y el nuevo ser pueden ir a conjunto, presumiendo de Mamitis e Hijistis. También disponible para Papitis.

Cloud-b Tortuga Tranquila, esta tortuga proyector transforma el cuarto del bebé en un espacio de tranquilidad, como estar en el fondo del mar. Además reproduce dos tipos de sonidos, melodía tranquila y sonido de olas. Con esta compañera al irse a dormir, se acabó el miedo a la oscuridad. 50 euros.

Tocadiscos Fisher Price, nosotros nos autorregalamos el original, que es de los 70, fue uno de esos juguetes clásicos que me empeñé en que tuviera Manuela, porque me flipan. Hace un tiempo sacaron la reedición de algunos clásicos de la marca, entre ellos este tocadiscos. Acertareis fijísimo con padres que les guste lo vintage, los juguetes bonitos y que amen la música. Por unos 55 euros.

fisher price.jpg

Saco tiburón Baby Bites, disponibles en un montón de colores, sirven tanto para dormir en la cuna o moisés como de saco para carrito. Nosotros lo llevamos en la silla Mutsy, pero se adapta a cualquiera. Y una vez que el bebé crezca y no quepa puedes usarlo de calientapiés en el sofá o para guardar juguetes. En dos versiones, verano e invierno, va de 68,50 a 75 euros.

Captura de pantalla 2018-04-05 a las 9.38.27.png

Lámpara de nube, de luz led, funciona como luz quitamiedos en la habitación del bebé y me resultó muy muy útil los millones de veces que me levanté en medio de la noche desde hace 8 meses. Enciende dando un pequeño toquecito sobre ella, tiene dos potencias, y apaga de la misma manera. En diferentes tamaños, la grande vale 66,50 euros.

Captura de pantalla 2018-04-05 a las 9.43.06.png

Sesión fotográfica newborn, se realiza al bebé en los primeros, aproximadamente, 15 días de vida, aprovechando su sueño profundo, los ponen así de achuchables y nos queda un precioso recuerdo para toda la vida. El precio, hay como los puñetazos, pero desde 100 euros puedes encontrar algo decente, y supongo que hasta lo que estés dispuesto a pagar.

tattoo-2923997_1920

Nido de colecho para dormir, jugar, acurrucarse, cambiador… Es versatil, ligero y fácil de trasladar de habitación en habitación. Aunque el de la foto es de los tope gama de Sleepyhead, carillo (140 euros), los podéis encontrar en muchos precios diferentes.

Trona evolutiva Tripp Trapp de Stokke, la silla que crece con el niño o niña, desde el nacimiento. Personalizable, con una amplia gama de colores, ofrece también la posibilidad de grabar su nombre. La trona vale 195 euros, accesorios aparte.

stokke.jpg

Cuco artesanal con cesto de palma natural y patas de balancín en madera sin tratar. Made in Valencia, con unas preciosas telas, cuidando hasta el más mínimo detalle con materiales naturales estilo liberty. Una elección ideal para regalo grupal. 315 euros, incluye cubrecolchón, cubremoisés, colcha y dos cojines.

Captura de pantalla 2018-04-05 a las 9.30.36

Y hasta aquí la lista por hoy. Espero que os haya resultado útil.

¿Se me ha quedado algo? ¿Qué añadiríais vosotros? Acepto sugerencias para ampliar, compartir es vivir. Y si os animáis con algo, contádmelo, ¡me encanta cotillear!

Anuncios

Prepara el parto como quien prepara un triatlón

(Este post contiene una revelación valiosa para embarazadas o personas con amigas embarazadas)

No se la de partos que me narraron durante mi embarazo. La mayoría nada parcos en detalles. (Qué necesidad señora…)

Pues de todas esas historias acabé sacando dos conclusiones:

1. Que no es tan horrible si mucha gente repite.
Este primer pensamiento me sirvió para relativizar.

Y 2. La historia de cada parto es la combinación de suerte y preparación. Y más lo segundo, que encima, es lo que está de nuestra mano.

 

Antes de contar mi experiencia quiero decir que yo trabajé hasta pasada la semana 33, con bastantes escaleras y jornada partida. Sé lo que es que, al llegar, el sofá te llame como las sirenas a Ulises…

Cada día hice mínimo 1 hora de ejercicio, además, la diabetes gestacional convirtió luego en “obligación” lo que yo ya hacía por convicción. Unos días andaba, otros nadaba, y otros hacía las dos cosas.

Las caminatas eran de media 10 kilómetros, todavía el día antes de dar a luz hicimos 12 con unas buenas cuestas. A nadar empecé de cero, el primer día pensé que no acababa el largo de la piscina sin parar. Acabé haciendo, en cada sesión, unos 60 largos de 25 metros. Además la piscina se convirtió en el momento relax del día. A veces pienso que a Manuela le gusta tanto el agua por todas las horas que pasamos sumergidas desde que ella era solo una lenteja.

Cuando llegué a la semana 34 empecé con la preparación del suelo pélvico, con los masajes perineales, con las indicaciones de la matrona, un vídeo de YouTube y un marido servicial.

Una semana después (semana 35) empecé a utilizar el que para mí merece podio en el top 10 de los inventos mundiales. El Epi-No.
De “episiotomia no”, si no lo conocíais, está revelación vale ORO, amigas.

El cacharrín en cuestión es un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné para la fase del expulsivo en el parto.

epi-no-delphine-plus-detalle
Es un balón de silicona que os introducís, hincháis una vez dentro, con una perilla manual, y mantenéis ahí unos minutos, durante los cuales podemos hacer un ejercicio más completo contrayendo y soltando. Una vez pasado este tiempo, expulsamos el balón hinchado, de manera que la zona va acostumbrándose a la sensación que tendremos al dar a luz.

Progresivamente vamos comprobando cómo los músculos, cada vez más laxos, nos permiten alcanzar un mayor diámetro.

Es carillo, anda como por los 100 euros, pero lo bueno es que después de dar a luz también sirve para recuperar el tono muscular después del parto, y para prevenir la incontinencia urinaria de esfuerzo y el prolapso de los órganos pélvicos.

De que funciona, doy fe, y aporto un dato: acabé el parto con 0 puntos y “todo” como si no hubiera pasado nada.

De nada, amigas.

*Por cierto, libro de cabecera durante el embarazo: Qué se puede esperar cuando se está esperando.

La (no tan ) dulce espera. Diabetes gestacional

Uno de los sustos que me llevé en el embarazo (aunque no hubo muchos, no fue el único), fue el diagnóstico de Diabetes gestacional.

En la semana 26 realicé la prueba del azúcar, oficialmente Test O’Sullivan, cuyo objetivo es descartar diabetes gestacional. El test determina la cantidad de glucosa en sangre una hora después de haber tomado una dosis por vía oral. Vamos, que te tomas un jarabe de azúcar, con inmerecida mala fama -no nos engañemos, peores cosas nos bebimos…-, y pasada una hora te sacan sangre.

Si el O´Sullivan, como fue mi caso, sale alterado por tener una presencia de glucosa superior a la esperada, nos toca hacernos la conocida como curva de la glucosa. En este caso, tenemos que ir en ayuno desde la tarde-noche anterior, y tomar de nuevo el no tan horrible jarabe -mil veces peor sabe el Jägermeister-, y en este caso, los pinchazos que nos tocan son cuatro: al llegar en ayunas, a los 60 min, a los 120 min y a los 180 min.

-A algunas personas les mandan hacer dieta preparatoria antes de la curva, a mí me indicaron que NO modificara mis hábitos para no alterar resultados-

Si en la curva, dos o más de los resultados de estos análisis salen por encima de lo esperado, nos diagnostican Diabetes gestacional. Entonces, si os parecéis a mi, llegaréis a casa, abriréis san Google, caeréis en enfemeninobabycentermibebeyyo y otros foros con presencias satánicas, que os harán imaginaros pariendo una mole de 8 kilos con 5 ojos.

Tranquilidad.

Volvemos a mi semana 27 (en esa hice la curva) yo ya llevaba mis 10,3 kilacos cogidos. ¡Ole yo! Manuela andaba en un percentil 95 (límite alto de la normalidad), y un regalo del cielo en forma de positivo en este test me hizo irme a casa con una dieta específica e indicaciones para hacer ejercicio, aunque ya hacía.

El miedo a un bebé macrosómico y con problemas de salud me hizo aferrarme a aquellas indicaciones como mi Biblia. Pesé cada comida y no creo recordar habérmela saltado en ninguna ocasión en las 10 semanas restantes hasta que nació Manuela (nació en la 37). En ese tiempo, cogí sólo 2,7 kilos más, de hecho las primeras semanas incluso adelgacé.

Manuela nació con 3 kilos 200, sana y fuerte como un roble. Y pequeñina, pese a que una matrona llegó a decirme que no me emocionara mucho comprando minicuna, que igual no me entraba en ella. Os lo juro.

No tuve cesárea, mi gran pánico, otro día os contaré mi parto. Ni preclampsia, ni hipoglucemias. Ni nos tuvieron que pinchar insulina a ninguna de las dos. Y sólo tiene dos ojinos que más preciosos no pueden ser.

Me costó vencer mi sentimiento de culpabilidad en el embarazo, sentía que era mi culpa por fartona, pero luché contra él a base de sacrificio y cero antojos.

Si como yo, tenéis que repetir dosis del pseudo Jäger, preguntadme, que os cuento en detalle trucos de la dieta y del deporte. Y keep calm. ¡No es pa tanto!

 

IMG_1936

*Esta foto es del día antes de dar a luz. Después del parto dejé en el hospital 11 de los 13 kilos que había cogido.